Fortaleciendo la confianza: pequeños grandes logros en mayo 2021

En el transcurso del mes de mayo hemos realizado una gran cantidad de actividades que ayudaron a alimentar nuestras experiencias, emociones y también para fortalecer nuestra forma de convivir y compartir entre nosotras/os. Este mes, como los anteriores, nos ha apoyado en el caminar hacia la construcción de una comunidad en diálogo y ello nos llena de satisfacción y confianza para continuar.


Como es sabido, nuestro trabajo se enfoca en la búsqueda de una educación integral donde, además de compartir y reforzar los conocimientos académicos, planeamos una serie de actividades/talleres con los que tratamos de vincularnos entre todos, potenciando la escucha activa para motivarnos a experimentar otras formas de aprender de nuestro entorno y de nosotras/os mismas/os. Por ello, todas las actividades, aunque diferentes, se han enfocado en el respeto a las diversidades y el trato amable basado en el cuidado.

Al ser un grupo muy diverso, las niñas y niños que no se encuentran escolarizados habían estado distribuidos en dos grupos para mejorar la calidad en nuestra atención hacia ellas/os. Pero este mes se tomó la decisión de integrar a ambos grupos en lo que ahora llamamos “brigada azul” como una manera de lograr que todas y todos tengan acceso a los mismos contenidos y potenciar el diálogo. Esto ha tenido una respuesta positiva de parte del grupo, quienes han compartido estar contentos de compartir con un grupo más grande y convivir con una mayor diversidad de educadoras/es. Al respecto, también han mejorado mucho en su conocimiento de la cultura escrita en español, reconociendo una mayor cantidad de palabras y pudiendo escribirlas y leerlas, mientras que en matemáticas han avanzado a pasos agigantados gracias al apoyo de las regletas con las que, además de aprender, se divierten jugando. También es importante resaltar que el grupo de niñas y niños escolarizados cada vez necesita menos apoyo a la hora de realizar las tareas.

Lo anterior, en su conjunto, nos deja ver que están teniendo mucha más confianza en sus saberes y las posibilidades que tienen para explorar sus intereses, lo que para nosotros indica un gran paso para lograr mayor autonomía. Decimos esto porque también nos llena de felicidad compartir los pequeños grandes logros cotidianos, ya que en cuanto a los talleres también se ha dado una experiencia semejante. En el taller de huerto se ha avanzado en el diseño de caracol, esto ha permitido a los y las participantes observar de forma constante cómo han crecido las plantas que han sembrado gracias a su cuidado y cariño, lo que contribuye a confiar y creer en las bondades del trabajo colectivo.
Otro de los grandes avances ha sido el taller de guitarra, en él se ha buscado identificar la relación que existe entre la música y las artes visuales. Se hace mediante distintas actividades que han gustado porque aportan a identificar la gran variedad de emociones que sienten y la posibilidad que tienen de expresarlas a través del dibujo. Partir desde ahí ha permitido que se interesen por identificar las notas musicales y las pongan en práctica al tocar la guitarra, fortaleciendo otro tipo de lectoescritura.

Además, nos llena de felicidad compartirles que el proyecto de “la casita de las emociones” está siendo recibido con mucho interés por las niñas, niños y adolescentes que nos acompañan. Han hecho uso de él de forma voluntaria y lo identifican como un espacio de escucha en el que pueden auto observarse sin juicios ni presiones, abordando temas de autoestima, emociones y situaciones cotidianas. Nosotros creemos que la integralidad es clave para acompañar procesos educativos de cualquier tipo, por lo que es imposible dejar de lado a las familias de los NNA con quienes trabajamos conjuntamente, por ello nos reunimos una vez al mes con las madres y padres de familia para hablar de sus emociones y de las relaciones que tienen con nosotros. Esto nos ayuda a fortalecer la confianza entre las familias y hacia TRC y esto permite también que las familias conozcan un poco más de cómo realizamos las actividades con lxs niñxs a través de una experiencia más vivencial.

Y para cerrar el mes con mucho ánimo y ganas por seguir avanzando, celebramos los seis años de vida de Tierra Roja Cuxtitali, el festejo se celebró durante tres días para tener grupos pequeños y con medidas de sana distancia, pero también para dedicar el tiempo y atención necesarias a cada unx de lxs participantes. Les invitamos a leer el artículo dedicado especialmente al aniversario:



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.